martes, 8 de febrero de 2011

El Síndrome Del Mago De Oz


Dentro del mundillo paranormal y ufológico es muy común ser sorprendidos de pronto por notas sensacionalistas que alimentan nuestras más profundas fantasías. Nuestro pensamiento mágico entra en acción y no es difícil tener devaneos sobre posibilidades más allá de la realidad que de pronto cobran factibilidad por los oficios de promotores hábiles que llegan a envolver nuestra mente haciendo "un secuestro de la razón".

En el campo de la ufología, hay muchos de estos gurúes o místicos que padecen de lo que he dado en llamar "El Síndrome del Mago de OZ".

Individuos que con pases mágicos, ilusiones y triquiñuelas, intentan sugestionarnos para ver lo que ellos quieren que veamos. Se sienten casi como dioses y poseedores de la sabiduría infinita, por lo que no aceptan que alguien sea más listo que ellos y se atreva a criticar su elocuente despliegue de verborrea grandilocuente y gratuita.

Si son debatidos, se despierta en ellos la bestia infernal que tratará de acabar con el enemigo por haberse atrevido a desafiarlo. No son partidarios del diálogo si las ideas son contrarias, intentan hacer prevalecer su idea a como dé lugar pero no la defienden con las neuronas, sino con uñas y dientes en ataques directos a la yugular.


Sin embargo, al descorrer la cortina, vemos a hombrecillos débiles, faltos de atención, enfermos y con un gran complejo de inferioridad que les causa una infinita ira, que a su vez los mueve a insultar antes de aceptar que se han equivocado o que no saben debatir ni defender sus posturas, pues en realidad no hay sustento ni qué defender.

Cabe mencionar que esto decepciona a quienes pasaron gran cantidad de penurias por seguir el camino amarillo que les mostró ayudado por su dulce lengua viperina, encantados por su relajante siseo.

El camino amarillo que a veces nuestro sentido común nos indica es de otro color, simbolismo de seguir ciegamente lo que estos prestidigitadores del misterio nos dictan sin hacer un sólo cuestionamiento.

Visto de esta forma, cualquier grupo que se maneje de esta manera no distará mucho de alguna religión, aunque, por la necedad con que se desenvuelven, se trataría más bien de una incipiente agrupación sectaria, donde el líder ladra y los seguidores responden "Bwana, bwana". (En swahili "Señor, señor")

Manejar como asunto de fe algo que debiera estar respaldado en la investigación y la ciencia, no deja una sola pizca de conocimientos, ni resuelve casos, sólo promueve el misterio, genera adeptos que se aplauden unos a los otros y perpetúa el tema para convertirlo en su modus vivendi, si por lo menos fueran honestos, valdría la pena lo que vale el boleto.

Al final, al igual que una vasija de porcelana china de la dinastía Ming, podrá ser muy bella por fuera, pero por dentro es igual de hueca que una cazuela de barro rojo.

Leopoldo Zambrano Enríquez
Informe U. F. O.
Monterrey, Nuevo León. México.

Publicado originalmente como nota en Facebook el 11 de Enero de 2011.
Corregido y ampliado para su publicación aquí.

Adenda: 1 de Marzo de 2011

El 26 de febrero, el sitio amigo "La Mentira está Ahí Afuera" publicó un artículo en el que se habla sobre James Randi bajo el título "Él sí es un debunker", se los recomiendo. En esa entrada dejé un comentario que complementa este post de "El Síndrome Del Mago de OZ" que reproduzco en los siguientes párrafos con pequeñas correcciones:

Este tipo de temas siempre los aplico a mi campo de acción, el de los misterios; donde hay un gran número de entusiastas que tuercen la realidad con tal de llamar la atención y sacar alguna ganancia con conferencias, libros o suvenires.

Es realmente hilarante ver cómo se desenvuelven los charlatanes con tal de secuestrar la razón de en quienes vierten sus ideas fantásticas. Cuando se les confronta en la actualidad, debunker es lo más suave que suelen decir. Y esto gracias a que hemos tenido la invasión de lo que llamo “Investigadores de tercera generación”, personajes que con sólo seguir lo que ven en programas sensacionalistas, y portar una cámara, se sienten investigadores. Tienen la idea de que lo que piensan o creen es lo correcto sin tener una base argumental sólida. Cuando se les confronta, al no tener un basamento sólido, recurren al insulto y al descrédito con tal de salir airosos.

El secreto para enfrentarlos es no caer en su juego y no dejar de interrogarlos en pos de obtener una respuesta coherente y no sólo deseos de que les creamos por fe. Cuando el debate es público, nunca se les debe responder a sus insultos con otro insulto, uno debe guardar la cordura y acorralarlos con inteligencia para obtener un diálogo nutritivo. Claro que esto nunca sucede y optan por retirarse tras lanzar toda una retahíla de improperios.

Esto fue lo que hizo que se me ocurriera acuñar “El Síndrome de el Mago de Oz”, inspirado en un debate con un coleccionista de misterios, que esgrimía tener más de 25 años en la investigación, sin embargo no había resuelto un sólo caso, pero si critica y ataca el trabajo de los demás cuando las conclusiones no son las que espera.

http://meditacionesdeunfumador.blogspot.com/2011/02/el-sindrome-del-mago-de-oz.html

Estos personajes, en el mundo del misterio, sólo son recopiladores, toman las cosas como vienen, y no son inquisitivos en lo absoluto, además de creer que el escepticismo es una enfermedad grave, progresiva y mortal; por lo cual son totalmente crédulos y todo lo que les llega lo van usando como piezas de un gran rompecabezas que la mayoría de las ocasiones ajustan a martillazos, dejando grandes huecos que a la larga provoca su desmoronamiento ante los demás. Sin embargo siguen con su idea sin importar que haya “pequeños detalles” que no cuadren. Eso no les importa, sólo ven lo que según ellos si cuadra, y así lo intentan enseñar a los incautos que caen en sus redes.

Esto genera toda una gran gama de teorías locas y conspiranóicas cuyos elementos no son más que un extraño sincretismo sin sentido. Yo lo compararía con una gran frazada fabricada con cuadros de distintos tipos de telas y colores. Si lo comparara con el arte, sería un cuadro surrealista que podría ir más allá de Picasso o Dalí.

6 comentarios:

Adrián dijo...

Muy buena la nota troesma. Adrian

Leopoldo Zambrano Enríquez dijo...

Estimado Adrián, gracias por el comentario, recibe un gran abrazo.

Saludos.

Juan Jose Gonzalez F. dijo...

Interesante la nota, ya había leído algo en la anterior publicada en Facebook. Me gustaría agregar algo:

Está como bastante tergiversado el término "defensores o buscadores de la verdad", he visto muchos casos, como el de Soraya Lacaba (Trinity a tierra), donde ponen siempre de manifiesto un punto de vista conspiranoico. Y lo comparo siempre con el caso del blog La Mentira Está Ahí afuera, y el resultado de dicha fusión, es que quienes tienen un punto de vista más escéptico, siempre terminan siendo catalogados como "debunkers", sin embargo, viendo el blog de Soraya, tampoco hay un resultado definitivo en sus investigaciones, considerando la mayor cantidad de las veces, información del lado de la conspiración, más no del lado escéptico o realmente científico. Habría que cuestionarse entonces, ¿Quienes realmente son los desinformadores?, yo tengo mi punto de vista.

Buena nota Leopoldo!

Leopoldo Zambrano Enríquez dijo...

Mi estimado Juan José, un placer verte por acá.

Esa pregunta la vengo haciendo desde hace tiempo, y al parecer nuestros puntos de vista concuerdan con la respuesta.

Existen tantas afirmaciones gratuitas y fantásticas filtrándose en el gran público sin ser sometidas a un verdadero escrutinio, que es muy difícil contrarestarlas todas.

El término "Debunker" lo empecé a escuchar allá por 1997, cuando tuve mi primer contacto con la "ufología internacional", y tal como se menciona, su signficado ya era tergiversado en favor de un sentido despreciativo contra quienes daban una explicación a casos OVNI.

Ahí me hacía otra pregunta: ¿Cuál era el sentido de que hubiera ufólogos o investigadores si la meta no era explicar los casos?, no le veía sentido a invertir tiempo, neuronas y dinero en tratar de resolver un caso si a la larga la explicación lograda se perdería bajo la gran vorágine de fanatismo promovido por los coleccionistas de misterios.

En la actualidad hay muchos casos resueltos que los buscadores de rating siguen promocionando como misterios sin resolver, para llenar blogs, espacios televisivos y tiempos de conferencia con los que obtienen pingües ganancias.

La mejor evidencia para saber de qué lado están los desinformadores es que no existe evidencia de sus dichos. No hay explicaciones sustentadas ni informes de una investigación en forma. Muchos investigadores que detentan su longeva carrera en la investigación, son retratados en el sitio de un supuesto evento OVNI pisando la zona de estudio, el caso de presuntas huellas de aterrizaje. O aluden, en el caso de los crop circles, que son de manufactura extraterrestre por el simple hecho de que no hay plantas orinadas, colillas de cigarro, o envolturas de golosinas tiradas.

¿Qué clase de investigación podemos esperar con esos criterios?

Es cuando digo que "La Investigación" está en manos de entusiastas, que por más años que tengan en el tema, no tienen la más remota idea de una buena metodología de investigación. Mucho menos podemos esperar que tengan conocimientos básicos de ciencias como para ver otras posibles explicaciones que no sean las fantasías de siempre.

El tema se ha trivializado tanto, y han acostumbrado formidablemente al público a aceptar todo sólo porque ellos lo dicen, que no puede esperarse, al menos en el 98% de los "investigadores", un informe completo que refleje el esfuerzo de haber querido llegar a la verdad de un caso estudiado.

Y eso es lo que aplaude el gran público que es convertido en cómplice gracias a las frases:

"Usted tiene la última palabra"

"La mejor opinión es la suya"

¿Entonces para qué se hacen llamar investigadores si dejarán la conclusión abierta a lo que se le ocurra pensar a la audiencia?

Y esos son los "investigadores" laureados. ¿Que se puede esperar de tanto entusiasta que nubla el tema con cualquier punto en el cielo o efectos ópticos que no conocen o no tienen la más remota idea de cómo explicar, porque para ellos no existe otra opción más que el OVNI?

La actual investigación, la de escaparate, la sensacionalista, la que se muestra en foros y redes sociales, sólo es un circo cuya carpa central crece gracias a que se nutre en un eterno círculo vicioso entre entusiastas y fans.

Un abrazo Juan José. Gracias por dejar tu comentario.

Carmenlu dijo...

Querido Leopoldo, como siempre, muy acertado en tus apreciciones y en la descripción de esos pseudocientíficos.

En realidad, esa conducta agresiva que manifiestan cuando se cuestiona la veracidad de lo que afirman se ve dia a día en individuos inseguros, mitómanos, fantasiosos... en cualquir ámbito de la vida. Normalmente, cuando se les cuestiona lo que afirman, siguen fabulando... ¡necesitan tanto sentir que están en posesión de la verdad! A nivel personal, una vez descubierto el juego que les gusta, prefiero que se queden con la idea de que son unos ganadores... ¡les hace tan felices! y, a partir de ahí, me limito a decirles ¡hola! y, a los pocos minutos, ¡adios! No me apetece nada gastar tiempo y energías.

¡Sigue así, genio!

Carmen

Leopoldo Zambrano Enríquez dijo...

Carmen!!

Qué agradable sorpresa verte por acá.

Tal parece que el nombre del juego es "Llamar la atención". Y al igual que los Youtuberos, los temas escogidos son los de misterios.

Sin embargo, como lo comentaba, no lo hacen con ningún sentido crítico y sólo los fomentan, promueven y perpetúan, no los resuelven.

Lo malo del caso es que hay mucha gente que por desconocimiento los siguen y sin querer van haciendo más grande al monstruo.

Esperemos que pronto cambie eso.

Abrazos