sábado, 24 de junio de 2017

70 años y sin novedad en el frente

Kenneth Arnold
Día memorable para la ufología mundial, ya que un día como hoy, por medio de una adhesión de firmas y posteriormente una proclama, se aprobó el día 24 de Junio del 2001 como el día “Mundial de la Investigación OVNI”, variando año con año el título de la celebración, como por ejemplo “Día del Investigador OVNI”, “Día del Platillo Volador”, “Día Mundial de la Ufología”, y demás títulos alusivos al denominado “Primer avistamiento OVNI de la era Moderna”; un hito en la historia de los entusiastas e investigadores y un parteaguas en la investigación del fenómeno OVNI. Para muchas cosas hay un antes y un después; el caso de Kenneth Arnold es ese punto que los divide en la investigación del fenómeno OVNI. Claro que luego se aludió a casos anteriores que surgieron mucho después al escarbar en la historia; yo mismo no estuve de acuerdo en el caso cuando se hizo la encuesta, pues para mí el verdadero día debía ser el 12 o 13 de Agosto, incluso los dos, pues durante esos dos días, pero de 1883, el ingeniero José Árbol y Bonilla, astrónomo del observatorio de la Universidad de Zacatecas, pudo contar 447 objetos cruzando el disco solar, siendo el primero en enviar evidencia de extraños objetos en el cielo a la Sociedad Astronómica de París.

Esas fotografías y el informe del Ingeniero fueron publicados 2 años después en la revista L’Astronomie; no sin una nota al calce del artículo por el consejo editorial que explicaba que tales objetos podrían ser desde insectos o pájaros hasta partículas en suspensión, pero fueran lo que fueran, no estaban más allá de nuestra atmósfera. En lo personal me inclino por pájaros. Sabiendo que el caso de Kenneth Arnold pudo ser una confusión, y no habiendo ningún tipo de evidencia, era obvio que este caso carecía de distinciones para ser considerado como un hito.

Informe aparecido en volumen anual de la Revista L'Astronomie en 1885 sobre los objetos vistos por Bonilla
el 12 y 13 de Agosto de 1883.
De igual forma el caso Bonilla también fue una confusión, pero involucró una asociación científica y había evidencia fotográfica. Sin embargo, este caso parece no haber sido lo suficientemente difundido, además de que el caso Arnold es Norteamericano, así que la proclama reunió las firmas necesarias, adhiriéndose gran cantidad de investigadores, sino casi todos, de América; por lo que el caso de Kenneth Arnold se había convertido oficialmente en el símbolo del inicio de la investigación OVNI, es decir, en el primer caso de un objeto desconocido que motivó una acción por parte de autoridades oficiales o gubernamentales. Ahí estaba el meollo del asunto, no en el primer caso de un objeto extraño.

¿Pero se justificaba tomar el caso Kenneth Arnold como un hito de la investigación?

La historia es harto conocida, por ser repetida una y otra vez en cuanto libro se ha escrito sobre el tema OVNI, casi resulta molesto seguirla leyendo en nuevos libros; aunque en lo personal me disgusta más leer sobre el caso del Profeta Ezequiel. ¿Pero porqué es casi molesto leer sobre el caso Kenneth Arnold? Pues porque fue la prensa quien inicio todo el alboroto. No fue Arnold, sino el reportero William Bequette quien acuñó el término “Platillo Volador” como una maldición que hoy seguimos padeciendo con la prensa actual, que inventa historias, las modifica o publica cosas que el testigo no dijo o las dijo en otro contexto.

En esencia, la historia de Arnold mencionaba el avistamiento de 9 objetos brillantes que se movían por el cielo como lo haría un platillo al ser lanzado al agua; lo que en México se llama “hacer patitos”, lanzando piedras planas en vuelo rasante para que reboten en la superficie del agua; quien logre hacer más rebotes, gana. En el diccionario de la Real Academia Española de la Lengua puede encontrarse como “Cabrillas”. Si Arnold hubiera dicho “Se movían como haciendo cabrillas”, tal vez la historia hubiera sido otra. Este juego también se conoce con el nombre de Epostracismo, lo que nos lleva a un rico recorrido de la búsqueda de las raíces de este término en este y este lugar.

Juego conocido como "Cabrilla", popularmente llamado "Hacer patitos.
Crédito de la imagen: Wikipedia.
La opinión pública y las notas posteriores no tardaron en transformar la descripción del movimiento de los objetos extraños en el propio objeto extraño, así que el objeto extraño fue bautizado como “Platillo Volador”, convirtiéndose para la historia en un objeto redondo, oblongo, metálico, y que vuela por los aires.  No se necesitó de mucho para que el cine se encargara de establecer la conexión con el espacio exterior, tornándolos en vehículos tripulados. La falta de una descripción certera por parte de un piloto comercial generaba curiosidad entre la gente; ¿qué podrían haber sido aquellos objetos que ni un piloto con experiencia pudo describir de una manera precisa? Una semana más tarde otro evento incrementaría la curiosidad de la población. Durante los primeros días de Julio de 1947 en el poblado de Roswell, Nuevo México, algo había causado una extensa movilización de las fuerzas armadas, la razón pudo ser leída el 8 de Julio de 1947 en el ROSWELL DAILY RECORD. La nota decía que un ranchero no identificado había dado aviso al Sheriff de que, en los campos de su rancho, a las afueras de Roswell, había caído un objeto; un disco volador. No se daban más detalles del objeto, sin embargo, mencionaba lo siguiente: "La Oficina de Inteligencia del Grupo 509 de Bombarderos de la Base Aérea Militar de Roswell, anunció hoy al mediodía que el campo había entrado en posesión de un platillo volador".

Los anales oficiales se vieron engalanados por un reporte de puño y letra del propio Arnold, en el que se podía ver un objeto muy alejado de la forma circular, más bien era un objeto de forma híbrida, al frente con forma parabólica y la parte trasera terminada en forma de "V" un tanto alargada, sin un solo detalle adicional más que el propio movimiento que ya había descrito a Bill Bequette.

Este modelo nos recuerda a los intentos por hacer volar un artefacto conocido con el nombre clave de V-173 o Vought V-173, informalmente llamado "El Pancake Volador" (Hot Cake en México), también se le llegó a llamar "La Tortilla Voladora".

Una suerte de lenteja voladora con dos propelas frontales, un par de ejes de aterrizaje con zancos, y un tren trasero muy corto que lo hacían tener una inclinación cerca de los 45º cuando se encontraba en reposo. Contrario al relato de Kenneth Arnold, este avión experimental viajaba al revés, es decir; Arnold describió que el objeto en forma de "D", como lo describe el investigador Milton W. Hourcade, volaba en dirección a la "panza" de la letra, pero el prototipo V-173, volaba en dirección contraria. ¿Falla de percepción de Arnold? Además, Arnold nunca dijo que el objeto tuviera hélices o alas. Sin embargo, la cabina es bastante exacta para describir la especie de cúpula que traspasaba el cuerpo del artefacto, y que pronto llenaría las portadas de revistas y periódicos. El modelo V-173 de la Marina tenía una cabina con gran visibilidad hacia todos los ángulos posibles, así que muy bien podría ser este el artefacto visto. Pero hay algunos detalles que veremos ahora.

Vought V-173 (Flying Pancake) 1942.
En las pruebas de laboratorio resultó muy difícil lograr estabilizarlo, sin embargo, los intentos siguieron hasta que se logró hacer la prueba de vuelo. En las pruebas en tierra, la caja de cambios produjo niveles inaceptables de vibraciones; Sin embargo, en el aire tenía un desempeño extraordinario, a altas velocidades, pero, sobre todo, a velocidades muy bajas. Charles Lindbergh tuvo la oportunidad de volarlo y quedó fascinado con la facilidad de manejo y, por supuesto, con sus capacidades extraordinarias de vuelo a baja velocidad. Viéndolo en el aire, se ajusta perfectamente a lo descrito por Arnold en un inicio al periodista del "East Oregonian". Sin embargo, y a pesar de que este aparato voló por primera vez el 23 de noviembre de 1942, fue retirado el 15 de marzo de 1947 sin haber entrado en servicio, poco más de 2 meses antes de la experiencia de Arnold; además hay otro factor interesante; fue construido un sólo modelo experimental. Sí este fue el modelo que Arnold vio, entonces pudo haber sido en alguna travesía no oficial, como por ejemplo al ser trasladado a otras instalaciones.

Pero la historia de este modelo no acaba ahí, un mes antes del avistamiento del 24 de junio, se publicó en el número de mayo de 1947 de la revista MECHANIX ILLUSTRATED, un reportaje especial sobre el V-173, donde se le ve como el transporte del futuro, incluso para ser utilizado por la población civil. Era más que obvio que el artefacto había sido desclasificado y ahora pertenecía al dominio público.





Finalmente fue desguazado junto con dos modelos posteriores basados en él, que se conocieron como XF5U, cancelados 2 días después que el V-173, el 17 de marzo de 1947. Actualmente, el modelo V-173, tras una restauración de 8 años, se encuentra en el Museo Nacional Del Aire y del Espacio del Smithsoniano.

Más tarde, cuando Arnold se dedicó a promover y dar publicidad a su caso, se le vio mostrando un diseño de la artista Laura Schussler, utilizando como modelo una talla en madera realizada por el propio Arnold poco después de su avistamiento, un objeto completamente distinto al que había reportado en un principio, generando toda clase de teorías conspiratorias en torno al cambio, y contribuyendo a confundir a la opinión pública.

Curiosamente, la representación artística sólo muestra un objeto, no los 9 que había mencionado en la narración al periódico, o en su informe enviado a la U. S. A. F., fechado el 12 de Julio de 1947. En ese reporte aparece el dibujo en el que el modelo es distinto al del boceto de Laura Schussler, pero tampoco aparece un diagrama detallado de la formación que llevaban los extraños artefactos que vio recorrer el cielo de Norte a Sur aquel día cerca de las 3:00 PM.

En un principio, se pensaba que podría tratarse del "Ala Voladora", un prototipo de bombardero pesado conocido como YB-49, Sin embargo, su primer vuelo tuvo lugar el 21 de octubre de 1947. Se hicieron 3 unidades a partir de aviones YB-35, sustituyendo los motores de pistón por motores a reacción. Nunca entró en producción y fue cancelado casi de inmediato en favor del más convencional, pero obsoleto diseño de hélices del CONVAIR B36 Peacemaker. El YB-35 hizo su primer vuelo en junio de 1946, y se canceló en 1949. El B36 hizo su primer vuelo el 8 de agosto de 1946, y fue retirado el 12 de Febrero de 1959, pero este difícilmente pudo haber sido confundido con un artilugio extraño, pues su forma era la de un avión convencional. A pesar de que las formas del YB35 y YB49 parecían ajustarse a la segunda forma mostrada por Arnold, no eran exactos del todo, pues contaban con estabilizadores y hélices, cosa que no presenta el modelo dibujado por Laura Schussler.


Así que el siguiente sospecho en la lista es un extraordinario modelo de avión a reacción de tecnología alemana, recuperado por los aliados al derrotar a Alemania al final de la Segunda Guerra Mundial. Este avión de construcción muy simple, pero con un desempeño asombroso era conocido como el HORTEN HO 229, conocido también como HO IX o simplemente GOTHA, construido para el Tercer Reich por los hermanos Walter y Reimar Horten bajo la anuencia y supervisión de Hermann Göring, siguiendo su Proyecto 1000x3 (llevar 1000 kg de carga a más de 1000 km, y a una velocidad de 1000 Km/h). Se hicieron 3 prototipos, la versión 1 como planeador, el fuerte de los hermanos Horten, que voló el 1 de marzo de 1944; la versión 2 se construyó con un motor JUMO 004, ya que el motor acostumbrado, el BMW 003, no estaba disponible; hizo su primer vuelo en enero de 1945, pero el 18 de febrero tuvo un accidente, estrellándose al incendiarse un motor tras 2 horas de vuelo. Este se considera el primer prototipo. El entusiasmo de Göring no podía ser mayor, y ordenó la inmediata producción de 40 unidades, sin embargo, el destino los alcanzó y la tercera versión del Horten HO 229 (V3) se quedó en el montaje final, no pudo entrar a producción. Finalmente fue abandonado al terminar la guerra.

Con la entrada de los aliados y el ejército ruso a Alemania, el saqueo tecnológico era la prioridad máxima bajo las órdenes de la Operación Paper Clip, con ella se hicieron del primer planeador y el Horten HO 229 V3, enviándolos de inmediato a la NORTHROP CORPORATION para su evaluación. El VIII cuerpo del General Patton fue el responsable de la captura de estos artefactos, llevando además indicaciones precisas de recuperar cualquier adelanto tecnológico y destruir el resto para que no cayera en manos del ejército ruso. Actualmente el HORTEN HO 229 V3 recuperado se encuentra abandonado en el área de restauración del Museo Smithsoniano.


Sorprendentemente, el HO 229 fue construido de forma mixta, sección central y cabina del piloto en estructura de tubos de acero y el resto de madera. El uso de la madera se debió a la escasez de aleaciones ligeras como el duraluminio.

Tras la guerra, los hermanos Horten revelaron un secreto, dijeron que habían mezclado polvo de carbón con el pegamento y la pintura para que el aparato absorbiera las ondas electromagnéticas, con lo que este portentoso avión se convirtió en el primero con tecnología STEALTH (Furtivo), es decir, invisible al radar. Ni tarda ni perezosa, la compañía Northrop hizo un duplicado y probó sus aptitudes. Con el correr de los años, y bajo el nombre NORTHROP-GRUMMAN, nos dio el "B2-Spirit", único modelo del tipo ala volante que fue producido en serie para las fuerzas armadas. Su primer vuelo tuvo lugar el 17 de Julio de 1989, pero no entró al servicio activo sino hasta abril de 1997 con 20 unidades aún en servicio. Por otro lado, la Compañía Lockheed diseñó y produjo el "SR-71 Blackbird", cuyo primer vuelo fue el 22 de diciembre de 1964, entrando en servicio en 1966 con 32 unidades; fue retirado en 1998. Lockheed  también diseñó y construyó el F-117 Nighthawk. Su primer vuelo fue el 18 de junio de 1981 y entró en servicio el 15 de Octubre de 1983, se construyeron 64 unidades y finalmente fue retirado el 22 de Abril del 2008.




Estos 3 portentos del aire cuentan con el preciado sistema de la tecnología Stealth, cuyo principio básico fue desarrollado por los hermanos Horten.

Restauración de la aeronave de los hermanos Horten 
No hay mucha duda de qué pudo haber querido representar Arnold con ese segundo bosquejo, y tampoco era muy difícil suponer que los norteamericanos probaban todo tipo de diseños para sus aeronaves. Estos nuevos modelos son los sospechosos comunes, tal como lo fue en 1989 el F-117 como el causante de la oleada belga de finales de 1989 y mediados de 1990 en sus incursiones sigilosas a Gran Bretaña.

Sin embrago, de regreso a 1947, un suceso ocurrido poco después del avistamiento de Kenneth Arnold, y unos días después del circo causado por el evento Roswell, nos haría volver la mirada a la primera versión del caso.

El 7 de Julio de 1947, salen a luz pública dos fotografías tomadas por William A. Rhodes en Phoenix, Arizona, en las que podemos ver un objeto bastante similar al del 24 de junio, sólo que la parte trasera parece ser recta, aunque el movimiento y la orientación que se ve en la imagen, se asemeja a la forma descrita en el informe entregado por Arnold a la U. S. A. F. el 12 de Julio de 1947.


Este movimiento era característico de cierto tipo de modelos que intentaban alzar el vuelo de manera vertical para luego tomar la horizontal, de tal manera que la parte trasera parecía caer con respecto a la parte frontal del artefacto. Tal fue el caso del AVRO-Y, conocido también como el AVRO-SPADE, AVRO ACE, o simplemente el AVRO OMEGA. Empero, este artefacto comenzó sus pruebas en 1952.


Sin embargo, la foto Rhodes, nos da a entender que alguien ya experimentaba con este tipo de artefactos en el año en que Arnold tuvo su experiencia. ¿O acaso Rhodes había hecho un trucaje para matar dos pájaros de un tiro? Afirmar el caso Arnold, y figurar con el suyo. Veamos.


No sería el primero ni el último en lazar objetos al cielo para fotografiarlos y después mostrar las imágenes para gritar que ha visto uno de esos... ¿Cómo? ah, sí... Platillos Voladores como los de Arnold.

Sin embargo, en el inconsciente colectivo ha quedado grabada a hierro y fuego la marca indeleble de "Un artilugio circular con forma de dos platos soperos invertidos unidos por sus bordes"; descripción que se repitió hasta el cansancio por 3 décadas, como calcada, brincoteando de libro en libro, de relato en relato y de plática en plática; siendo el sello que, aún sin mencionar "PLATILLO VOLADOR", daba la descripción de un hecho que debería ser tomado como real por el simple detalle de parecerse al relato periodístico del “East Oregonian” para el caso Arnold de 1947. Un arquetipo había nacido y ya no se podía hacer nada por evitarlo, la bola de nieve rodó y lo sigue haciendo.

A ciertos intervalos sucedían cosas que avivaban la idea, aparte del Cine y la Ciencia Ficción, como por ejemplo los prototipos de aeronaves circulares, que fueron un rotundo fracaso, pero crearon en el pueblo la conciencia de que el Gobierno deseaba hacer suponer a la opinión pública que los artilugios eran suyos, dejando por sentado y pasando a segundo plano que tales artefactos existían. Por un lado, como una medida de encubrimiento para esconder la verdad sobre los platillos volantes, y por otro, la confirmación implícita de que algo había caído en Roswell y de ahí estaban tomando las ideas para esos nuevos modelos, intentando emular la tecnología rescatada en varios siniestros alienígenas, dando comienzo a las teorías de conspiración que no se sublimarían sino hasta 1980 con los relatos delirantes de Paul Bennewits, chivo expiatorio de organismos oficiales del gobierno para continuar con la mentira OVNI aún en tiempos de la Guerra Fría.


Bennewitz era un hombre que tendía a desvariar con el tema OVNI y se lo tomaba muy en serio, gracias a él surgió el mito de "Los Papeles de Dulce", como se conocían los documentos sobre una base subterránea donde se sospechaba que se llevaban a cabo experimentos genéticos en vías a la hibridación extraterrestre, además de esconder oscuros tratados entre autoridades del gobierno y estas entidades para un plan de secuestros a gran escala con fines experimentales. Las piezas del rompecabezas ya existían, así que no era difícil que alguien las uniera, aunque no formaran parte del mismo escenario, incluso surgieron los oportunistas que nunca faltan, como el segundo Rambo norteamericano llamado Phil Shneider que, según se dice, disparó y mató a dos grises en esa "base secreta", tenía las heridas para probarlo y las mostraba en cuanta conferencia hizo sobre su proeza. Al igual que el Capitán Kirk, no tenía empacho en quitarse la camiseta a la menor provocación. Pero lo que mostraba se parecía más a una cirugía a corazón abierto que el impacto de un arma de "rayos láser".


Estos detalles, más tarde fueron aprovechados por Bob Lazar, un supuesto ingeniero de la zona S4 dependiente de la base de Groom Lake, conocida luego como "El Área 51", la cuna de la investigación Militar-Alienígena, de donde salían los prototipos resultado de la ingeniería inversa practicada a los "platillos" siniestrados 5 décadas antes.


Como se puede ver, el concepto "Platillo Volador" es la base de cuanta idea loca surgió en torno al tema, ramificándose de maneras insospechadas hasta crear una realidad alterna que el común de la gente dejó de percibir pero, según los defensores, es tan real como la conspiración que intenta ocultarla.

Hoy, no importa que muchas cosas parezcan delirantes, que parezcan cosas de la ciencia ficción, o que sean desvaríos de quienes quieren vivir esa realidad alterna en el mundo real, pues se tiene el candado maravilloso de las teorías de la conspiración y ellos saben que entre más se niega un hecho, más se grita que es verdad. Así que se ha creado en los entusiastas la tonta idea de que, al intentar desmentir estos delirios, lo que se hace en realidad es intentar encubrirlos. Por tal razón, ninguna agencia oficial ha salido ya a intentar de deshacer entuertos relacionados con el tema.

Es entonces cuando los muy creyentes dicen que se es un agente de la CIA, o que se recibe un cheque por escribir que todo es mentira intentando tapar el Sol con un dedo. Los menos agresivos dicen que te han manipulado para creer que no es verdad todo lo que para ellos es una "realidad comprobada", pero que sólo se basa en dichos, papeles sacados de contexto, estudios mal interpretados y demás, de los que sólo sacan los encabezados sensacionalistas pero que en el grueso de sus explicaciones son vagos y nada contundentes. Curiosamente, la ufología funciona igual que la creencia en Satanás, de quien se dice que su mayor engaño para tener éxito es hacernos creer que no existe.

Ejemplos tenemos muchos, la propia ufología para no ir más lejos. La ufología se usa para estudiar el OVNI, pero no como un objeto desconocido que puede tener una explicación mundana, sino como el propio objeto, en el entendido de que para ellos OVNI = Platillo Volador = Artilugio tecnológico = Vehículo Tripulado Extraterrestre. Así que intentan sacar teorías y explicaciones sobre su existencia, comportamiento, procedencia y funcionamiento sin quitarle el ropaje de confusión que encierra el propio término OVNI; que a estas alturas sabemos que sólo se refiere a un objeto desconocido que surca el cielo. Por lo tanto, ni siquiera el supuesto de que proviene del espacio exterior tiene sustento alguno, porque no hay un sólo objeto de esta naturaleza que realmente haya sido estudiado. Es como querer saber todo acerca del objeto dentro de un paquete sin abrir el empaque en que viene envuelto.

Pero es divertido imaginar, suponer, creer y hasta inventarse teorías de café que han llenado libros, revistas, espacios televisivos y cinematográficos a lo largo de estos 70 años. Y lo que falta.

Así que... ¿Qué es lo que celebramos este día? ¿Qué vio en realidad Kenneth Arnold aquella tarde de junio de 1947?

Un apunte final:

La última gran teoría que he visto con respecto a lo que pudo ver Arnold, la leí el año pasado en el blog del Ingeniero Químico Luis Ruiz Noguez. Su artículo se titula "Kenneth Arnold y los pelícanos". Como posibilidad me parece muy plausible, sobre todo con la distorsión que puede causar el vidrio de las ventanillas de la cabina de la avioneta, la idea vino del investigador británico James Easton, de quien ya hablamos en este blog cuando se trató el falso caso de Nashville de 1989, descrito aquí.

Leopoldo Zambrano Enríquez.
Informe UFO
Monterrey, Nuevo León. México.