sábado, 8 de octubre de 2016

Los Grandes fraudes de todos los tiempos


El caso Pachacamac es ahora un caso muerto, pero nunca fue un caso premeditado, fue un caso fortuito que se aprovechó para bromear y que gracias a la gran cobertura mediática se salió de control. Esa maldita inmediatez que evoca el dicho revolucionario mexicano "Primero dispara y luego verigüamos” que pone en la mente de la gente las ideas más disparatadas que se les pueda mostrar y que después es tan difícil erradicar.

Los testigos, simples títeres siguiendo el juego de los medios por fama y diversión hasta que ya era demasiado tarde para dar marcha atrás, hasta que el único personaje autorizado, según los cánones ufológico por estar cerca del lugar de los hechos, dio por terminada la farsa tras haberla explotado por dos semanas.

Ahora, los reporteros de la tele, achichinles del misterio y perpetuadores de noticias chatarra que, además, se dicen expertos en el tema desde su nueva guarida, lanzan gran cantidad de hombres de paja para ridiculizar la explicación de la que Guillermo de Ockham estaría orgulloso.

¿Autoridad?... ¿Se atreven a apelar a la autoridad para no cerrar un caso? Ja, ja, ja. ¿Con tantos fallos y falacias de las que han vivido por años?. Nadie tiene autoridad en el tema OVNI, la única autoridad es la evidencia, las pruebas, el sentido común y un reporte objetivo. Hasta ahora, que yo sepa, no hay una universidad donde se enseñe Ufología, y esas escuelas patitio que hay en el centro del país no valen, pues son respaldadas por el mismo equipo que ha promovido la desinformación a nivel nacional. Además, no se puede descalificar una investigación de MUFON porque hay un conflicto de intereses, un viejo rencor hacia la organización que viene de los tiempos en que James Carreon puso en ridículo a ese grupo de “expertos” a nivel mundial. ¿Tendrá algún valor una descalificación salida del rencor y la velada venganza?

Un problema que ha medrado a la ufología seria es haberse convertido en juez y parte;  en la ufología esas partes son TESTIGO, INVESTIGADOR, EXPERTO y DIFUSOR; y tal parece que ese programa tercermundista de domingo de la televisión mexicana quiere acaparar el fenómeno adueñándose de todas ellas, aunque en ellas sólo son platos de segunda mesa en la mayoría de los caso, creen todo lo que les cuentan o aparentan creerlo, y se duermen en sus laureles si toman acción directa en el asunto apelando a su honesto proceder, ya que según dicen, pueden equivocarse, pero nunca engañar a nadie.

Intentan desacreditar a los demás cuando no están de acuerdo con sus "imbestigaciones"* aludiendo a uno y mil pretextos, por ejemplo que si no se fue al lugar, que si no se es periodista, como si serlo garantizara la veracidad, que si no tienen más de 2 credenciales, que si no se cuenta con una trayectoria de más de 40 años en la tele, que si nadie conoce al opositor y muchas otras, según sea el caso, incluso se atreven a desprestigiar a representantes de la ciencia por pequeños errores de apreciación, pero jamás ven sus enormes metidas de pata. Sólo buscan desviar la atención para que no se les cuestione.

La ufología actual, la de escaparate, la de feria, cuando es manejada por los medios, termina por convertirse en una gran payasada, porque lo único que busca es rating, no resolver un caso o aprender algo nuevo ¿Quién dijo que los casos OVNI se resuelven? ¡Son el mayor misterio del Tercer Milenio, por Dios! Pero se atreven a llamar “ser” a cualquier cosa que se mueva, induciendo al gran público inteligente a creer que vienen del espacio exterior, pues ya saben que sus seguidores automáticamente asocian OVNI con nave extraterrestre, ¡genial!, ¿no? El público ya está educado y preparado para ser usado. Los testigos son meros pretextos para expresar lo que ellos quiere que el público crea, pero esgrimen que el testimonio es lo más importante, dejando de lado que el testigo pueda ser un mentiroso o que se quiso divertir a costa de los crédulos que han fabricado por años y que ahora pululan en Internet. Y se reservan el derecho de excluir cosas de esos testimonio porque ahí sí el testigo pudo haber cometido un error al mencionar que el citado “ser” era un globo de helio.

Es realmente indignante ver esa actitud cínica y burlona con que se mueven creando hombres de paja con toda impunidad a través de la caja idiota, aún y cuando en los videos o fotos no se muestra lo que están describiendo en su circo de tres pistas. ¿Acaso estarán viendo otro video en cabina del cual no sabemos nada? El público parece idiota al dejarse llevar por lo que dicen, y no por lo que ellos están viendo, como que las palabras condicionan y no logran ver lo que realmente está ahí, su mente fabrica lo que le dicen y pone atención en lo que ellos quieren que pongan atención, de tal forma que dos orejas boca abajo se convierten en la mente del espectador, o quieren convertirlo en la mente del espectador, en 3 o 4 patitas que lo impulsan, ni ellos se ponen de acuerdo. ¡Ridículo!

El espectáculo del año pasado, la momia de un niño nativo americano de Mesa Verde presentado como una momia alienígena, fue una burla a la inteligencia, un asalto a la razón y un robo en despoblado por el cual nadie ha hecho nada. ¿Y el público? El público pagó por ver un espectáculo al que asistió, si fue de su agrado o no, si lo que vio era real o no, importa un comino, uno no demanda al director de una mala película o al teatro que la exhibe porque nos cuenta una historia falsa disfrazada de ciencia ficción, por eso nadie ha pedido formalmente la devolución de su dinero o demandado de manera legal a los promotores, además que si demandaran cabe la posibilidad de que en el juzgado haya partidarios de este circo o se rían del quejoso, al fin de cuentas, nadie los obligó a pagar.

Pero la gente no sabe que le guste o no, las entradas dan ganancias para seguir produciendo ese tipo de espectáculos, y menos aun saben que la ufología no es entretenimiento, debería ser un tema de investigación no una parodia de los premios Oscar. Tampoco saben que por su dinero deben recibir un producto confiable, lastimosamente tampoco tienen la capacidad para saber si se los dan o no, la prueba está en que a cada espectáculo que se presenta hay gente que sigue estando dispuesta a ocupar la primera fila.

Siempre se ha dicho que "México es un país rico", pero su gente, la que forma sus cimientos, no lo es, y resulta insultante que se use a esa gente para perpetuar mentiras por las que sólo para algunos esa frase es cierta, mientras los hacen vivir de fantasías inventadas por embaucadores profesionales que luego se tornan en víctimas ante ellos cuando alguien les señala “sus errores”. Y es ahí cuando hasta frase “Me puedo equivocar, pero nunca engañar” se descubre como una de tantas que sólo desean manipular a los menos avezados.

¿Hasta cuándo nos daremos cuenta que lo que hace falta en México es una mejor formación?

¡¡¿A qué hora quemaremos esos hombres de paja y erradicaremos la ignorancia de nuestro país!!



*Imbestigación: Dícese de las malas investigaciones hechas por imbéciles.

0 comentarios: