jueves, 11 de julio de 2013

El Mundo de los Zombies ¿Realidad o se la fumó verde?

Zombie es la palabra de moda, se habla de ellos cuando hacemos referencia a seguidores de líderes políticos, a aficionados al Facebook o al YouTube, personas enamoradas que, según se dice, han sido tratadas con Toloache y; desde luego, las que apuntan a una terrible realidad como el zombie creado por las mágicas artes del conocimiento Vudú; el desequilibrado mental por las drogas como “las sales de baño” y el más moderno y perturbador, el creado por medio de la nueva tecnología, con una droga sintetizada a partir de una proteína llamada LQP-79, un poderoso virus que afectaría a la población mundial desencadenando el tan cacareado "Apocalipsis Zombie" o Guerra Mundial Z.

I Walked With a Zombie - Jacques Tourneur 1943 (RKO Radio Pictures)
Detrás del tema Zombie, que para algunos debe ser Zombi, podría estar uno de los más profundos temores infundados del ser humano, morir para ser resucitado como una entidad sin voluntad, un sirviente a las órdenes de un oscuro amo; y por encima de eso, el temor real a ser enterrado vivo; tal vez de ahí venga la gran fascinación-repulsión por el tema. Ya en la segunda mitad del siglo XIX la sociedad norteamericana estaba predispuesta a ello, pues era común ser enterrado vivo; es así que Edgar Allan Poe capitaliza ese temor en uno de sus mejores cuento de terror, "El Entierro Prematuro", publicado en 1844 y llevado a la pantalla grande en 1962 como la gran obsesión de un hombre atormentado por la idea de ser enterrado vivo. El estelar corrió a cargo de Ray Milland, un papel perfecto para un actor acostumbrado al drama. El tema del entierro prematuro estuvo presente en varias de las obras de Poe, como si el propio autor temiera que ese fuera su fin.  

El Entierro Prematuro - Roger Corman 1962 (American International Pictures)
En la versión de la vida real, Zombie se refiere a personas que tras la muerte y posterior entierro, regresan al mundo de los vivos gracias a la labor de los BOKOR o magos negros haitianos. Los orígenes de este fenómeno están en Haití, y se deben a la magia negra, al vudú y a un conjunto de supercherías traídas del África. Como dato adicional, Haití es el único país en cuyo código penal se contempla el castigo por la práctica de la zombificación.
“El Articulo 246 recoge como intento de asesinato la inducción en una persona, por envenenamiento o empleo de ciertas sustancias, de un estado letárgico similar a la muerte. Y si esta persona es enterrada, aunque después sea exhumada con vida, tal intento pasa a ser considerado asesinato”
Sin embargo y aunque los entusiastas quieren interpretarlo de esta manera, ese artículo se refiere a sustancias médicas en dosis letales, sin mencionar lo de ser enterrado vivo.

Éstas antiguas prácticas fueron traídas por esclavos africanos, quienes fueron llevados masivamente a tierras caribeñas en épocas coloniales, pero estas técnicas de magia negra, con las que "lobotomizan" a sus víctimas, son muy confusas aún en nuestros días. Las primeras referencias que se conocen datan de principios del siglo pasado. William Seabrook, viajero y periodista, publico un libro en primera persona en 1929 donde afirmaba haber visto muertos vivientes trabajando en los campos de caña de azúcar, el titulo es “La Isla Mágica”. Posteriormente otros escritores se sumaron a estas investigaciones aportando nuevos indicios a este escabroso tema. 

La zombificación no sólo se ha utilizado para crear vasallos obedientes, si no que se ha empleado como advertencia para quienes han desafiado a diferentes asociaciones secretas o mafias. Las investigaciones apuntan a que se utilizaba como castigo ejemplar entre asociaciones políticas y criminales; historias tal vez sustentadas más en hollywood que en la realidad, y probablemente sacadas del episodio No 2 de la serie televisiva "Kolchak" (1974-1975) titulado "The Zombie".

Pero, ¿cuál es el secreto de los Bokors? ¿Cómo hacen y preparan una zombificación?, la receta secreta es el llamado “Polvo Zombie”, una formidable preparación de la química natural elaborada con un conjunto de productos de origen vegetal, animal y humano; con elementos como plantas, huesos humanos, tarántulas, sapos venenosos, gusanos y otros ingredientes más rudimentarios. Pero el efecto final radica en la tetradotoxina, una potente neurotoxina contenida en el hígado de algunos peces. La más utilizada es la que proviene del pez globo que, mezclada en una proporción adecuada, produce el veneno más poderoso de la brujería afroamericana.

Bokor en Ritual.
La tetradotoxina del “Pez Globo”, como se le conoce en Japón, es 1200 veces más mortífera que el cianuro. En un solo pez hay veneno suficiente para matar a 30 hombres adultos.
  
Como Crear un Zombie: Para convertir a una persona en zombie, el brujo o bokor lo envenena con el preparado tóxico. Puede administrarse en la comida o haciendo que su piel entre en contacto con el producto. Un método muy usual es esparcir el polvo zombie en los alrededores de la casa de la víctima, de este modo al caminar lo absorberá por las plantas de los pies o al inhalarlo del polvo que se levante al andar o durante las labores de limpieza.

La mitad del proceso es "matar" a la víctima con este preparado, la segunda parte es desenterrar el "cadáver". En Haití se exhuman los cadáveres muy rápidamente, ya que el calor y la humedad del lugar hacen que se descompongan en poco tiempo. El brujo debe ser rápido para que la víctima no muera por asfixia en su tumba. Después le dará de comer datura (Datura stramonium), conocida como Toloache, que es un psicoactivo si se administra en la dosis correcta, pero que puede ser un veneno muy letal en exceso.

La datura rompe cualquier conexión con la realidad después de haber sufrido el trauma de ser sepultado vivo, lo enloquece y borra todos sus recuerdos. Una vez obtenido el zombie, éste no sabrá donde está, ni que día es, ni quién es, permaneciendo en un estado de delirio psicótico o de semiinconsciencia. En ese estado son vendidos al mejor postor como esclavos y se les vuelve a suministrar la datura en cuanto empiezan a mostrar algún signo de lucidez. Cuando están viejos para trabajar, se les mata.

Clairvius Narcisse al lado de su tumba años más tarde
Existen un par de casos de zombies asumidos como reales, cuyos relatos pueden llegar a poner los pelos de punta. El más sonado y famoso es el caso de Clairvius Narcisse; un hombre que falleció en 1962 tras una enfermedad que fue degenerando en poco tiempo. Ingresó en el hospital con nauseas, mareos, tos y respiración irregular, a la mañana siguiente los síntomas aumentaron y murió. Su certificado de defunción fue firmado por 3 médicos del hospital. Su cadáver fue enterrado y olvidado, hasta que 18 años después de su muerte Clarvius Narcisse apareció en su antigua casa vivo y relatando su espeluznante historia.

Narcisse conservaba excepcionalmente algo de lucidez y pudo explicar cómo había estado consciente durante todo el proceso que duró su muerte, su entierro y su resurrección. Contó que había escuchado a los médicos certificar su muerte. Sintió la sábana contra su cara, escuchó a su hermana llorar sobre su ataúd y conservaba la cicatriz que le provocó el clavo que selló el féretro. Después describió el terrible y angustioso silencio y la oscuridad del cementerio.

Más tarde escuchó la voz del Bokor pronunciando su nombre, le desenterró y le golpeó salvajemente, después le llevaron a una plantación en el otro extremo del país. Cuando murió su amo, los zombies escaparon y quedaron vagando sin rumbo en la isla. Este hombre recordaba todo lo que había pasado, seguramente su propia mente, al no proporcionarle la datura, se fue regenerando, lo que provocó que todos los recuerdos volviesen a su cabeza.

Por otro lado, más allá de los rituales, brujerías y supercherías populares, en El Libro de libros, La Biblia, también se toca el tema de los zombies como preámbulo al Juicio Final. Por ejemplo:

Hechos 24: 14-15
14 Pero esto te confieso, que según el Camino que ellos llaman herejía, así sirvo al Dios de mis padres, creyendo todas las cosas que en la ley y en los profetas están escritas;15 teniendo esperanza en Dios, la cual ellos también abrigan, de que ha de haber resurrección de los muertos, así de justos como de injustos.
Juan 5: 28-29
28 No se asombren de esto, porque viene la hora en que todos los que están en los sepulcros oirán su voz,29 y saldrán de allí. Los que han hecho el bien resucitarán para tener vida, pero los que han practicado el mal resucitarán para ser juzgados.
Y como éstas, hay muchas referencias a la resurrección de los muertos. No se habla específicamente de cómo despertarán los muertos, pero sí se menciona en algunos pasajes del libro 1 de Corintios que lo que se siembre en corrupción, resucitará en incorrupción. El mejor ejemplo de esto lo representa Jesús de Nazareth, el primer zombie de la historia si a la descripción pura y llana nos remitimos. El supuesto hecho de la resurrección de los muertos se menciona como un acto previó al apocalipsis, por lo que en este punto podemos entender el porqué de entre tantos monstruos que el cine a inventado, el zombie es el que más atención ha merecido, hasta el grado de ser el más imitado, tanto como para organizar caminatas zombie en distintas ciudades del mundo, algunas creando pánico en la población, superando por mucho a las legiones de los amantes de los vampiros. Ya hemos visto que cada que vez que alguien predice un cataclismo, o un apocalipsis como el pasado que se basó en las falsas profecías mayas, se convierte en todo un asunto mediático. Y el punto central de la extraña fascinación que el tema crea puede radicar en que, detrás de la resurrección, se ve la posibilidad de una vida después de la muerte. Sin embargo la muerte hace que surjan nuestro más oscuros temores, así como también nuestros más perversos deseos.


Como contraparte a la historia de Jesús, podríamos citar la obra de Mary Shelley: "Frankenstein o el moderno Prometeo" (1818). La mitología nos cuenta que Prometeo fue castigado por llevar el fuego de los dioses del Olimpo a los hombres. En la novela de Mary Shelley, es Frankenstein quien recibe el castigo a manos de su creación. 

En estos dos relatos, podemos ver la ambivalencia del pensamiento humano, por un lado la obra de Dios con la resurrección de Jesús, y por el otro la obra del hombre, el monstruo que destruye a su creador por querer erigirse en Dios otorgando el don de la vida a un puzzle de despojos humanos. La resurrección divina trata del regreso del Ser corrupto como incorrupto; la resurrección a manos del hombre es una monstruosidad sin voluntad que sólo responde a instintos básicos, sin la chispa divina, sólo carne, huesos y movimiento, pero sin alma... el hombre no puede crearla.

Inconscientemente al Zombie actual se le han dados esos atributos, pero hoy no hay un creador que lo traiga a la vida. Hoy las causas son fortuitas, y nada puede ser más aterrador que no saber cómo y cuándo ocurrirá la transformación, sobretodo cuando esas cosas se comen a tu vecino o a tu familia. "La Noche de los Muertos Vivientes", película de 1968, escrita y dirigida por George A. Romero, cambia el concepto que se tenía del zombie, erradicando por completo la superchería haitiana y dando inicio a una era de terror... terror al hombre sin humanidad. El argumento base es que la radiación de un satélite, no se sabe si amigo o enemigo, pero en medio de la "Guerra Fría" bien podría haber sido ruso, causa un extraño efecto entre los muertos; hace que se levanten de sus tumbas para alimentarse de los vivos, comenzando en un pequeño cementerio de Pennsilvania. Ésto podría ser un reflejo tardío del panorama visto por los sobrevivientes de los bombardeos norteamericanos sobre Hiroshima y Nagasaki el 6 y 9 de Agosto, respectivamente, de 1945. La radiación caía del cielo, pues ambas bombas detonaron en el aire para causar la mayor devastación posible, transformando a los ciudadanos en auténticos muertos vivientes. Caminaban sin rumbo, con la mirada perdida, envueltos en polvo, tierra y sangre, como Golems modernos, atónitos sin saber qué había sucedido mientras sus entrañas se desintegraban poco a poco por la oleada radiactiva recibida. Un panorama que sólo podría compararse con el impacto recibido por el público asistente al estreno de la película de Romero. El norteamericano promedio de finales de los 60's estaba acostumbrado a las películas de monstruos de matiné, pero esto era algo más que una película para adolescentes. Según el crítico de cine Roger Ebert, la exhibición de la película afectó especialmente a los espectadores más jóvenes, hoy mayores de 50 años:
Los niños de la audiencia se quedaron atónitos. Se hizo un silencio casi total. La película había dejado de ser maravillosamente asustadiza hacia la mitad, y se había convertido en algo inesperadamente terrorífico {...} No creo que los niños más pequeños supieran realmente qué los golpeó. Ellos estaban acostumbrados a ir al cine, seguro, y habían visto algunas películas de terror, seguro, pero esto era algo más.
Alguna vez se entrevistó a Romero preguntándo sobre el significado de los zombies, y comentó que la película se basa en el libro "Soy Leyenda" (1954) de Richard Matheson, pero no quiso utilizar vampiros en su película porque ya habían sido utilizados en la propia obra de Matheson, además que ya se había hecho una película de ella (The Last Man On The Earth - 1964), así que le dio un giro la historia. La historia original de Matheson trata sobre la pandemia provocada por un una guerra bacteriológica que mata a la mayoría de la población mundial, convirtiendo al resto en una especie de criaturas vampiro. En la película de 1964, estas criaturas sólo salen de noche y odian el ajo y su propio reflejo. Debido a la mordida de un murciélago, el Dr. Robert Morgan (Vincent Price) desarrolla inmunidad para el virus, por lo que esto lo convierte en el último hombre sobre la Tierra. En la novela de Matheson, el personaje principal es Robert Neville, un sobreviviente que lucha por mantenerse con vida. A medida que se fueron haciendo nuevas adaptaciones, el argumento se fue degenerando hasta terminar como una especie de mutantes asesinos, pero conservando algunos atributos, como el temor a luz del Sol, que los quema como a los vampiros tradicionales.

Romero nunca pensó en llamar Zombies a los monstruos de su adaptación, pues en esa época los zombies estaban más relacionados con los antiguos rituales religiosos de los haitianos.
Debido a que esta película se remonta a la primera noche, nadie sabe cómo llamarlos todavía {...} Nunca se les llama Zombies. Son Ghouls y devoradores de carne.
Sobre la naturaleza de los zombies en su película, Romero sostuvo en una entrevista de 2007 lo siguiente:

No me importa lo que son. No me importa de dónde vinieron. Pueden ser cualquier desastre. Podrían ser terremotos, un huracán, lo que sea. En mi mente, no representa nada para mí, salvo un cambio global de algún tipo: Y las historias son acerca de cómo la gente responde o no responde a éste, y eso es realmente todo lo que han representado para mí. Eso es lo que pensé en el libro de Richard {Matheson}, en el libro original Soy Leyenda, ésto es lo que pensé que trataba el libro.
Lo que nunca previó Romero es que su historia se convertiría en motivo de culto, y que sería admirada inclusive por quienes lo criticaron fuertemente tras el estreno, además de convertirse en el creador de un nuevo subgénero del cine de terror, totalmente independiente; con su muy particular mitología... cobrando vida propia.

Rudy Eugene de 31. (agresor)                                                  Ronald Poppo de 65. (víctima)
Regresando al mundo real, en la actualidad, se especula mucho con que los usuarios de ciertas drogas como las llamadas "sales de Baño" se inducen un estado zombie en el que son impelidos a atacar a sus victimas para tratar de alimentarse con ellas; el caso mas sonado hasta el momento es el sucedido en Miami, donde Ronald Poppo, un hombre indigente de 65 años, sufrió un extraño ataque a plena luz del día en el que varias partes de su rostro sirvieron como festín a Rudy Eugene de 31 años, quien murió en el lugar de los hechos a causa de los disparos propinados por la policía para detener el ataque al sexagenario. Ronald, además, perdió la nariz y un ojo; en el servicio de urgencias perdió el otro por las graves lesiones. El 26 de mayo pasado se cumplió un año de tan poco común ataque, y el Sr. Poppo hizo un vídeo para agradecer a quienes lo han ayudado y siguen ayudando. Ronald pasó la mitad de su vida siendo indigente, y ahora agradece las aportaciones económicas y los buenos deseos para que siga adelante.

Por fortuna estos casos son muy aislados y, en algunos de ellos, se ha negado incluso la posibilidad de que los ataques hayan sido llevado a cabo bajo el influjo de alguna droga. No obstante, no deja de ser perturbador que de un momento a otro una persona pueda ser un caníbal en potencia, sobretodo si se trata de alguien muy cercano a nosotros.

Walking Dead 2010 - (Frank Darabont)
El mundo del cine y la ciencia ficción ha convertido el género zombie en un fenómeno que mueve masas, más aún ahora que vuelve a estar en auge gracias a las series de televisión.

 Para algunos, la realidad ha superado a la ficción cuando se menciona la posibilidad de que un virus, creado por la ingeniería genética, se ha salido de control, convirtiendo al zombie en un agente muy efectivo para reducir a la población, una de las supuestas directivas del gobierno oculto tras el gobierno. Éste parece ser el caso del llamado LQP-79, un supuesto virus cuya búsqueda en la red arrojará muchas referencias e indicios sobre su existencia. Desde luego, con connotaciones de ser parte de un gran plan maestro para destruir a la humanidad, y con toda la parafernalia que viene con estas historias de corte conspirativo. Incluso existe una página oficial de este virus en la que se explica que su propagación esta siendo controlada y que el gobierno hace lo posible por detener una posible epidemia, sin embargo lo medios impiden la publicación de la noticia a las masas; típico argumento de la Teoría de la conspiración.

http://lqp-79.org/about-lqp-79-virus/
Existen vídeos virales al respecto que apoyan la idea de que el virus es el causante de los ataques como el de Miami debido a la zombificación que provoca. Para quienes creen en las teorías de conspiración ésto es una alarmante realidad, sin embargo mi estimado amigo César Buenrostro y un servidor, nos dimos a la tarea de hallar la información correcta para poner a prueba la veracidad de esta aparente desinformación, pues de entrada una página oficial para un virus es algo que suena raro, y más aún cuando este sitio tiene un anuncio que no tiene nada qué ver con el asunto de la página, además de acusar a los medios de ocultar la verdad y hablar de actividades del gobierno que no se reportan en otros medios. Lo primero fue indagar el dominio del sitio oficial del virus, al parecer "La Zona Cero" de esta historia, es decir, el punto de origen de la propagación de la información sobre esta plaga. Para ésto recurrí al conocido sitio WHOIS.COM, dónde se puede verificar si un determinado dominio o nombre de dominio está ocupado o no; de tal forma que si colocamos el nombre de un sitio activo, puede darnos datos sobre su registro. 

El resultado fue el siguiente:


Como podemos ver, no está a nombre de ninguna institución médica, sino a nombre de una tal "Fundación Alfred Moya". El contacto es Alfred Moya, en cuya dirección de registro aparece:

Calle: 2345 NE 25th Ave.
Ciudad: Ocala
Estado: Florida
Código Postal: 34470
País: Estados Unidos.

Con ésto era más que evidente que la página está registrada por un hijo de vecino, es decir ¿Quién es Alfred Moya? Pero también me dio mucha curiosidad la imagen en el banner del sitio, que no parece, a pesar de la simpleza, un sitio hecho con prisa; así que se me vino la idea de que la imagen no podía haber sido creada por este tipo, y haciendo caso a mi corazonada la busqué por al red. 

Y claro que la encontré, mi sospecha era correcta. La imagen ha sido robada de un sitio médico que habla sobre el virus de la influenza, de hecho se robó el diseño completo:

http://www.riip-influenza.org/objectives/
Por lo tanto, el virus que ilustra la página del LQP-79, no es la imagen del virus Zombie, sino la imagen del virus de la influenza. Bueno, por lo menos hasta aquí ya sabemos una parte sobre el perfil de Alfred Moya; es un pirata.

Al parecer, nuestro amigo Moya, inspirado por el ataque del caníbal de Miami del 26 de mayo del 2012, se dio a la tarea de elaborar una trama muy sabrosa armando la información para inventar este supuesto virus que se ha estado propagando para justificar con ello los ataques y, al mismo tiempo, usar la noticia de Roland Poppo para darle sustento a su paginita de broma. Así que no se trata más que de una actualización de la historia sobre estos míticos seres, adecuándola a los tiempos.

Un detalle interesante es que aunque ambas páginas son similares, hay una diferencia importante. La página de Alfred Moya (LQP-79) muestra un anuncio que no tiene nada que ver con el virus Zombie, mientras que la página sobre el virus de la influenza está limpia de propaganda. Esto es porque la página de Alfred Moya está alojada en un servidor gratuito; el GoDaddy.com, viejo conocido por alojar toda clase de páginas chatarra, como aquella en la que si se escribía "itanimulli.com" (que es illuminati al revés) nos lleva, para asombro de los legos en programación web y los incautos, al sitio de la NSA. Así que los anuncios son indicativos de que la página está alojada en un servidor gratuito. Por otro lado, el webmaster de la página de la influenza si pagó su dominio y toda la información del sitio es de corte científico, pues está respaldada por el Instituto Pasteur, cuya residencia está en París. Además, esta página está basada en la plaforma RIIP, que permite la presentación y consulta en línea de investigaciones científicas. Así que no hay duda de que la página de la influenza es auténtica.

Para lo que sigue, debemos saber quién es Alfred Moya, que gracias a los datos que hemos obtenido, pudimos darnos cuenta que este hombre es toda una percha de curiosidades. Señoras y Señores, les presento a Alfred Moya:

Alfred Moya riéndose de quienes se creyeron lo del Virus LQP-79
Ya que estamos en este camino, ¿Qué es el LQP-79?, pues según su creador es una proteína que funciona como un virus de alta propagación cuyo nombre es LYSERGIC QUININE PROTEIN que traducido al español sería algo así como PROTEINA QUININA LISÉRGICA. Como sabemos, los virus se componen casi en su totalidad de una proteína que inyectan en otras células, pero ¿qué tiene que hacer la Quinina, que es el compuesto para combatir la Malaria y el término Lisérgico asociado a los movimientos hippies de los 60's conocidos por el uso del LSD entre los componentes de un virus letal?... Pues nada, que con eso hemos encontrado que ese mentado virus no es más que una patraña inventada por un aficionado a las drogas. El número 79, según Moya, es el numero de intentos que se realizaron para sintetizar su virus artificial, pero esa nomenclatura es una copia del proceso seguido para dar nombre al LSD, que se conoce también como LSD-25, por los intentos que se hicieron para sintetizarlo. Vaya que si les dio trabajo el falso virus. Aunque me queda la duda de que si nuestro amigo pudo haber confundido términos y en lugar de Lisérgico tal vez malentendió el concepto y debió haber usado el termino Lisogénico. A veces hace daño fumarla verde.

El LQP-79, según nos dice Moya, fue sintetizado por el Dr. Alfred Rastapopoulos, de la Universidad de Meropis, en Meropis, Grecia.

Aquí vamos por partes; primero el nombre del doctor, Alfred, obviamente que es por Alfred Moya, y el apellido se divide en dos partes; la primera, RASTA, se refiere a su mata de pelo chamuscado en trenzas o churritos muy comprimidos, procedentes de los Rastafaris, un movimiento espiritual fundado a principios de 1930; así que la primera parte del apellido del supuesto doctor hace alusión a la greña de Alfred Moya. La segunda parte, obviamente es la terminación que occidente reconoce como muy común para los nombres griegos, dándoles así esta nacionalidad a su alter ego.

Por otro lado, la Universidad de Meropis, en Grecia, es una universidad fantasma, ¿Qué cómo lo sé?, pues porque simple y sencillamente Meropis no existe. Meropis es el nombre de una ficticia isla mencionada por el antiguo escritor griego Theopompus de Chios en su obra Philippica, conservada fragmentariamente a través de Eliano. No es una utopía ni una alegoría política, sino más bien una parodia a la Atlántida de Platón, en una línea similar a "La Verdadera Historia" que parodiaba "La Odisea" de Homero.

Ya entrados en gastos, y con toda la información de Alfred, nos hemos enterado que es partidario de la legalización de la marihuana... ¡¡¡Por ahí hubiéramos empezado!!!... y sondeando por ese lado, me encontré una nota curiosa que no deja de llamar la atención por la casualidad del número:

http://www.adnpolitico.com/ciudadanos/2012/11/13/el-79-de-los-mexicanos-se-opone-a-legalizar-la-marihuana
Como todo lo contado en la página del LQP-79 es una mentira, entonces el 79 muy bien podría estar relacionado con esta estadística.

Y con esto creemos que queda más que explicado que el supuesto virus Zombie no es más que un viajezote de nuestro amigo Alfred Moya aprovechando la coyuntura de ese atípico ataque caníbal sucedido en la ciudad de Miami, Florida aquél fatídico 26 de mayo de 2012, pues además el sitio LQP-79 fue creado el 1 de junio del 2012, poco menos de una semana después del ataque a Ronald.

A raíz del caso del caníbal de Miami, se especuló con los efectos de una nueva droga a la que se le conoce como "Sales de Baño". Cuando escuché ese término, me imaginé los muchos niños que han muerto por ingerir limpiadores doméstico o sustancias cáusticas, claro que las sales de baños, al estar en contacto con la piel, no podrían ser tan tóxicas como los artículos de limpieza, además, de tener efecto tóxico, o psicoactivo, nos hubiéramos enterado desde hace mucho tiempo, sin dejar de lado que habrían sido retiradas del mercado. Pero de todas maneras la curiosidad hizo que verificara el dato.


Efectivamente, esta droga se comercializa como sales de baño, en empaques metálicos con etiquetas de vistosos colores, pero no se trata de las reales sino de una droga psicoactiva denominada MDPV (metilendioxipirovalerona) desarrollada por primera vez en 1969 con potentes efectos alucinógenos y estimulantes que actúa como un inhibidor de la recaptación de la noradrenalina y la dopamina. Como hormona del estrés, la noradrenalina (del laín) o norepinefrina (del griego), actúa sobre la amígdala cerebral, donde la atención y las respuestas son controladas, de tal forma que al verse inhibida, la droga actúa como un poderoso estimulante similar a la cocaína o anfetaminas. El efecto caníbal no ha sido probado, pero los síntomas pueden dar esta apariencia pues los efectos secundarios son bastante fuertes. Entre ellos se pueden citar acúfenos, hiperestimulación, taquicardia, agitación, disnea, paranoia, ansiedad, insomnio y delirios. Si se ven todos los efectos juntos, podremos entender cómo es que la víctima actúa sin control de acuerdo a los impulsos en respuesta a las alucinaciones, producto de los demonios que el adicto trae en su cabeza y que la droga magnifica. Los efectos psiquiátricos pueden persistir, y los físicos progresar en afecciones degenerativas y crónicas gracias a los desbalances bioquímicos que produce, en su mayoría irreversibles, una vez adquirida la adicción, que es casi instantánea. De los síntomas y reacciones puede salir el cuento de que esta droga transforma a quien la consume en un caníbal o un zombie. Lo alarmante del caso es que los medios se han hecho eco de esta tontería alimentando el imaginario popular, estimulando la idea hollywoodense de los muertos vivientes de George A. Romero; concepto que ha permeado más que la tradicional idea haitiana.

Leyendo sobre éste nuevo y tergiversado temor, recordé que la droga disfrazada de sales de baño no es un invento nuevo, pero si fue una profecía producida por la televisión. Esta droga se sintetizó por primera vez en 1969, como ya comenté, pero 2 años antes, el 10 de Septiembre de 1967, se emite por primera vez el episodio No. 1 de la temporada No 2 de la popular serie original MISSION: IMPOSSIBLE, titulado, "La Viuda". En él se urde un plan para sacar de circulación a un capo de la droga por medio de un engaño tan original como astuto: Heroína disfrazada de sales para baño; además, como curiosidad extra, uno de los socios del capo principal, es de Miami. La MDPV, se comercializó con varios nombres a partir del 2004, éstos eran "Ola de Marfil", "Cielo De Vainilla", "Bendición" y "Relámpago Blanco", pero no fue sino hasta 2010 que comenzó a circular como "sales de baño".



MISSION IMPOSSIBLE (Bruce Geller) - Temporada 2 / Episodio 1 : La Viuda (1967)


Brandon De León
Casi dos semanas después del ataque del día 26 de mayo del 2012, el 7 de junio, Brandon De León, un indigente de 21 años, fue detenido después de entrar a un restaurante e insultar a 2 policías que estaban ahí. Tras arrestarlo por conducta desordenada, lo llevaron a la delegación donde intentó morder a uno de los oficiales diciendo "me los voy a comer", quedando asentado en el informe policíaco. No trascendió si se encontraba bajo los influjo de alguna droga, sin embargo trató de morder a otro oficial cuando éste le medía la presión arterial. Con estas simples acciones, se volvió a desatar la psicosis por el virus caníbal, alentado desde la web por la página falsa de nuestro viejo amigo Alfred Moya.

Pero aún y con la desmentida de este gran engaño, todavía quedan misterios qué resolver sobre lo muertos que regresan a la vida, pero a la vida política del país. Este es el caso de un político mexicano que aparentemente murió en 2010, sin embargo, inexplicablemente, gano las elecciones de una pequeña comunidad en Oaxaca, un caso que sólo sucede en México.



Vean parte de esta investigación con el particular estilo del Máster César Buenrostro:



Algunas referencias adicionales. 

http://www.ojocientifico.com/3742/sales-de-bano-convierten-las-personas-en-zombies

1 comentarios:

César Buenrostro dijo...

Muy buen articul master, saludos