domingo, 20 de marzo de 2011

La Pendejez: ¿Virtud o Estupidez?

La pendejez, fiel compañera del hombre desde que el primero pisó la Tierra, es una conducta generalizada en la que aún no nos ponemos de acuerdo si puede ser considerada una virtud o mera estupidez mal aplicada.

¿Porqué una virtud? Por aquella frase que dice: "Bendita Ignorancia". La ignorancia es la causante de cometer pendejadas, pero también es un indicador de inocencia, pues al no saber, no es posible darse cuenta de las pendejadas que se cometen, y la inocencia es una virtud.

¿Y la estupidez? Pues porque es la notable torpeza para comprender las cosas, lo cuál lleva a cometer los mismos errores que si se ignoran las cosas; pero a diferencia de la inocencia, esta es con méritos más que propios al pasarse por el arco del triunfo los conocimientos adquiridos, es decir, que esta es adjudicable al individuo.

Hoy (26NOV2010), pasando el acostumbrado recorrido por los sitios de las red de redes para ver las novedades, me topé con una frase curiosa del ilustre filósofo de la vida, el gran Facundo Cabral. Sin embargo, el estilo literario cambió de improviso y tras el primer párrafo inició una larga lista categorizando a gran número de pendejos.

Ahí dije: "Este pendejo le puso de su cosecha", y me di a la tarea de saber si en efecto Facundo había dicho tal frase que no era la primera vez que escuchaba. Esta frase podría decirse que es del dominio popular pues mi padre la mencionaba, según mis memorias de niño. Mi padre no es fan de Facundo, y Facundo es famoso, mi padre no.

Tras una corta búsqueda, como es natural, confirmé que el blogger se quiso pasar de listo y efectivamente había puesto de su cosecha para darle más sabor al caldo. ¡Pendejo!.

No reproduzco la frase en cuestión para no fomentar pendejadas, pero si la que el gran Facundo esbozó cuando recorrió los programas de televisión en México tras su más reciente visita.


El hombre por mas valiente que sea  tiene miedo a una sola cosa: a los “pendejos”.
Ni por temprano que te levantes, donde vayas, ya está lleno de “pendejos”.
Y son peligrosos por que al ser mayoría eligen hasta el presidente.

La reflexión es correcta, concreta y la comparto. Sin embargo, ante los últimos avances de la ciencia en el terreno de la psicología y neurología, no se tienen ya tan en alto las capacidades de percepción del ser humano, pues el cerebro juega a interpretar la realidad a su conveniencia. Sabiendo esto, es necesario asegurarnos de que el catalejo con que vemos a tanto pendejo, no lo tengamos al revés.

En el mundo en el que me desenvuelvo, el mundo de los ovnis y el misterio, es tan común encontrar un gran abanico de líneas de pensamiento que hacen que la riqueza del medio sea basta. Algunas ideas son espectaculares, pocas; pero otras, la generalidad, son ideas alocadas producto de una masturbación mental que en algunos casos no pueden menos que hacernos sentir pena ajena o reir sin control.

El detalle del asunto en si, no es qué tan grande es la pendejada dicha, sino cuántos se adhieren a ella y la fomentan. Estoy de acuerdo en que puede haber diversidad de opiniones y hasta lo aplaudo, porque eso habla de que somos falibles y alguien puede ver algo que el otro no vio. Sin embargo también es cierto que muchos se aprovechan de esa oportunidad de disentir y opinar diferente para lanzar afirmaciones que rayan en lo absurdo por no decir en la estupidez.

Y aunque el desconocimiento no es excusa, tampoco lo es el hecho de decir cualquier cosa con tal de no quedarse callados, cosa que sucede en el periodismo sensacionalista.

Hoy, en el mundo actual del misterio, la mezcla indiscriminada de miembros de distinto nivel cultural en los foros y la gran oportunidad que da la Internet para tener presencia en prácticamente todos los rincones del mundo, el estar ante un monitor es un arma de doble filo, pues mientras por un lado se puede tener acceso a infinidad de información de primera mano, por otro lado no se sabe, o no se quiere, distinguir cuál de esa información es producto de un concienzudo estudio y cuál una simple creencia lanzada al aire para ver si "pega".

No diré nombres, no diré cuáles son los temas, ni tampoco diré que soy infalible. Sólo diré que el pendejómetro se activa y hace sonar la alarma cuando:

1.- Al hacer una pregunta se nos dice que no estamos listos para la respuesta.

2.- Cuando a un porqué se nos responde con un "Porque así es" o "Así debe ser".

3.- Se anteponen credenciales impresionantes, pero con total ausencia de logros realizados.

4.- Se cree en algo por el simple hecho de que la mayoría lo dice, pero no hay una comprobación.

5.- Se intenta describir la realidad sin recurrir al conocimiento establecido y, sin dar explicaciones del porqué no se toma en cuenta ese conocimiento, se hace uso del pensamiento mágico.

6.- De un asunto que compete a la investigación se hace un asunto de fe.

7.- El sentido común brilla por su ausencia y no se conoce el Principio de Ockham.

Pero retomando el tema , en el terreno del ciudadano de a pie y geográficamente ubicados en México, el término "Pendejo" se aplica a cualquiera que exponga una idea equivocada (pendejada), o que cometa errores con frecuencia (Pendejez), utilizándose como sinónimo despectivo de tonto, idiota o estúpido. Y eso porque la palabra, al tener una "j" en la última sílaba, da la oportunidad de poner en ella mayor énfasis para descargar el nudo del pecho. Sin embargo siempre hay un pelo en la sopa y no siempre lo que pensamos o acostumbramos hacer es correcto, así es como, etimológicamente hablando, la palabra pendejo viene del latín Pectinicûlus que significa, según La Real Academia Española, Pelo que nace en el pubis y en las ingles. ¡Vello púbico! Así que en si misma, la palabra pendejo es una paradoja.

De la misma forma que la palabra no significa lo que se cree al decirla, no todo lo que se piensa es correcto. Muchas veces se tiene una idea que parece un chispazo divino y es redondeada hasta que parece que algo ha cuajado. Sin embargo no se toman en cuenta factores que pueden alterar la percepción de las cosas, además de los sesgos cognitivos promovidos por ideas preestablecidas que se dan por sentadas sin haberlas sometido a la comprobación.

Y es aquí donde sucede otra aparente y extraña paradoja. La resolución de casos de misterio no avanza porque no se leen las explicaciones que en el pasado ya dieron algunos estudiosos ni se recurre a los libros escolares para desempolvar los conocimientos olvidados, pero si se hurga en el pasado encontrando cosas que cuadren con cierta línea de pensamiento para, de esa forma, corroborar lo que ahora se cree haber descubierto.

La mala interpretación de las cosas da como resultado ideas falsas o equivocadas, de la misma manera que en la escuela, en la clase de lógica, se decía que si las premisas iniciales eran incorrectas o mal enfocadas, la conclusión era igualmente errónea o no podía tener validez. En otras palabras "La Conclusión de un argumento es una consecuencia lógica de sus premisas cuando, de la afirmación de estas, no puede sino aceptarse aquella".

Hoy, la lógica se sigue usando, pero no con las premisas correctas, se tuerce chapuceramente la realidad o se adecuan las premisas según el resultado que se desea obtener, creando "condiciones ideales", y es así como se divulgan conocimientos chatarra que parecen adecuarse a experiencias de otros que, al final de cuentas, terminan por unirlos en grupos homogéneos de la misma idea. Pero ahí no se producen nuevos conocimientos objetivos; y tan pronto salen del grupo de pares, esos planteamientos se desmoronan. Sin embargo son los más activos, pues llenan foros, blogs, publican en redes sociales o en portales de amigos y conocidos que les dan oportunidad, o se crean su propio dominio con lo que se aseguran una "clientela" bastante amplia que por contagio va convirtiendo las ideas al aire en verdades aceptadas por los seguidores, quienes serán el catalizador para que terceras generaciones las tomen como válidas.

Es curioso que Facundo, siendo Argentino de nacimiento, use el término tal como lo conocemos en México, pero sólo en apariencia, pues en Argentina el término pendejo se usa para denotar a los adolescentes, o a cualquier persona adulta que no parece haber madurado. Con esto regresamos al principio del artículo donde la inocencia, o falta de experiencia, es un factor para la pendejez, con lo que la colocamos como una virtud.

Pero no hay que dejar de lado las capacidades innatas del ser humano para serlo por cuenta propia.

Leopoldo Zambrano Enríquez.
Informe U. F. O.
Monterrey, Nuevo León. México.

De los pendejos con iniciativa,
¡protégenos Señor!


Jaculatoria de Carlos R. Erhard
Actual Director del P. U. P.

Y de esta organización les dejo sus protocolos y verdades:

LOS PROTOCOLOS DEL PUP.


1. La pendejez es amorfa, intangible, infinita e inconmensurable.

2. El estado de pendejez es universal, intemporal, impredecible y absoluto, se da indiscriminadamente en mayor o menor grado en todos los humanos por igual (orbe et urbi), sin importar edad, sexo, raza, nacionalidad, religión, preferencia sexual o partido político.

3. La pendejez invade y extiende sus efluvios firme y sigilosamente en las mentes y voluntades de aquellos que no oponen resistencia a sus designios. Además, la pendejez no duele, no es visible (en la mayoría de los casos) y no es contagiosa. No hay vacuna ni antídoto contra la pendejez.

4. No hay peor pendejo que quien niega serlo. El grado de pendejez no se mide ni cualitativa, ni cuantitativamente, no hay pendejos a medias o individuos medio pendejos, cuando se es pendejo, se es pendejo completo. No hay pendejos fugaces ni existe la pendejez pasajera. Además es exactamente lo mismo ser: algo pendejo, medio pendejo, muy pendejo, pendejísimo o pendejsísimo.

5. Por su actitud, sus características y su estatus, al pendejo siempre lo perseguirá la mala suerte. La pendejez es directamente proporcional a la intención de negarla y se refleja en la cara. Es más fácil aceptar ser pendejo, que tratar de demostrar lo contrario.

6. Cuando una persona ha aceptado que es pendejo y la universalidad del concepto, puede controlar, regular e inclusive disimular mejor la naturaleza de su estado, y en consecuencia, aceptar a otros pendejos y sus pendejadas.

7. El pendejo debe aprender a controlar sus emociones y a no ser tan severo consigo mismo, debe aprender a despreocuparse de sus preocupaciones y hacerse pendejo. Está comprobado científicamente que hacerse pendejo es benéfico para la salud mental y corporal de quien lo practica. quien se hace pendejo diariamente, ¡mantiene al doctor ausente!... hay que practicar esta disciplina al menos una hora diaria.

8. Hay que tener siempre presente que un pendejo pobre, ¡es un pobre pendejo!, así que si quieres tener días felices, hazte pendejo y no analices, pero si quieres llegar a viejo sin arriesgar el pellejo... ¡también, hazte pendejo!

9. Si el destino, la ocasión, la suerte, las circunstancias o tus genes hicieran de ti un pendejo, ¡acéptalo!... se feliz y congruente contigo mismo. Por eso, haz de ti un perfecto, orgulloso, reconocido, intachable y ejemplar pendejo.

10. Por último y como corolario, mantén en alto tu espíritu, se solidario con los de tu extirpe y afíliate al PUP.


LAS 6 VERDADES DEL PUP.

PRIMERA VERDAD:
Nadie puede tocarse las muelas de atrás con la lengua.

SEGUNDA VERDAD:
Todos los pendejos, después de leer la primera verdad, lo intentan.

TERCERA VERDAD:
La primera verdad es mentira.

CUARTA VERDAD:
Estás sonriendo porque eres uno de esos pendejos.

QUINTA VERDAD:
Ya estás pensando en como joder a otro pendejo mandándole estas verdades.

SEXTA VERDAD:
Todavía tienes esa sonrisa de pendejo en tu cara.

Envíalo a otro pendejo y tendrás compañía.
Ya no serás el único.

Pero lo mejor que puedes hacer es afiliarte al PUP si crees haber cumplido con los protocolos, y ya no estarás solo...


ADENDA: Hoy 9 de Julio del 2011, asesinaron cobardemente a Facundo Cabral en Guatemala. Una gran pérdida para el mundo de la música, para bohemios de corazón, para el canto nuevo y para la trova de la vida. Descanse en Paz.